Diálogo con la Soledad

Vuelves a estar. Estás. Yo no sabía
pero estuviste siempre, sin ausencia.
Se desvelaba en vano mi impaciencia:
tu andar era mi andar. No te veía.
 
Todo fue luz. Y luego, la sombría
zona de horror que el corazón silencia.
Y el corazón olvida, que hay urgencia
de olvidar. Y la noche se hace día.
 
Todo fue tan perfecto y esperado
desde el gesto inicial al señalado,
hasta mi sangre en otra trascendida.
 
Te di mi hostilidad, mi disonancia,
mi dolor y mi voz en la distancia.
Te di mi muerte. Y hoy, te doy mi vida.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
J.P.F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: