No ocultes tu verdad porque haga daño…

No ocultes tu verdad porque haga daño,
ni evites el dolor que está en tu vida.
Entrega lo que tengas – canto, herida –
pero entrega: no pases como extraño.
 
Y no me mientas jamás, que todo engaño
deja su marca, tenue o definida,
y hay luego en todo estar, algo de huída
y en toda intimidad, algo de huraño.
 
Es como un devenir cierto y oscuro:
se ignora la razón de lo inmaturo
pero alguna presencia queda ausente.
 
Tal vez ni se adivina lo pasado
y sin embargo hay algo desgarrado,
perdido ya… Irremisiblemente.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
J.P.F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: