Qué extraña resonancia contenida…

 

 

¿Qué extraña resonancia contenida

se alza en tu voz, rasgando mi morada;

por qué otra vez, la lágrima llorada

rueda adentro de mí, sin despedida?

 

¿Por qué sigues trepando hacia la vida

desde tu antigua muerte demorada,

pero acudes a mí –puerta cerrada-

para escapar después de verla hendida?

 

Ah, corazón voraz, huésped despierto,

¿qué te lleva hacia mí, quién te desvía?

¿Por qué buscas los frutos de otro huerto

 

pero muerdes mis brotes, noche y día?

¿Nunca descansarás? Cuando estés yerto,

seguirás devorando, todavía.

 

 

 

 

 

 

 

 J.P.F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: