Hay sol, es mediodía y ya no importa.

 

Hay sol, es mediodía y ya no importa.

Éste no es un amor hecho de lluvia

Ni envuelto en la neblina de la tarde.

Esto es estar. Estar, tan simplemente

Como si hubiera sido siempre.

Esto es estar, amor, desde un principio

Que no tuvo comienzo.

No sé cómo serás. Tampoco importa,

Porque estuviste siempre y lo ignoraba.

Cómo me gusta, hoy, decir tu nombre,

Morder tu nombre como un fruto agrio

Y repetir indeteniblemente:

Te quiero, amor, te quiero, amor, te quiero.

Estás cansado, sí, estás cansado,

Tienes los ojos tristes

Y sin embargo cómo se iluminan

Cuando vuelvo a decir las dos palabras.

Tienes mi corazón entre las manos,

Mi vida entre las manos,

Mi muerte entre las manos:

Yo quiero que lo sepas, que lo sientas

Como una carga cierta que no daña,

Como un peso con alas.

Cómo decir, amor, que estoy segura

De que existes. Yo, que no creo en nada.

En casi nada.

Apenas en la noche que me encierra,

En las manos tendidas y en la garra,

En la sombra, en la luz, en la penumbra,

En los ojos que ven y en la mirada

Que ciega, en la piel, en la sangre

En las sienes

Y en esa soledad donde descansas.

Cómo decir que creo en ti, de pronto,

Porque siempre has estado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

J.P.F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: