Incipit Vita Nova – Hermann Hesse

INCIPIT VITA NOVA (Hermann Hesse)

 

Hay en mi vida, como en la de la mayoría de las personas, un punto de mutación hacia lo peculiar, un lugar de espantos, de tinieblas, de confusión y de soledad, un día de inaudito aturdimiento y vacuidad, de cuya tarde surgen nuevos astros en el cielo y nuevos ojos en nosotros.

Pasé entonces, con una sensación de frío, entre los escombros de mi mundo juvenil, sobre pensamientos hechos añicos y sobre sueños desgarrados y desmembrados, y todo cuanto miraba se convirtió en polvo y dejó de vivir. Pasaban a mi lado amigos que me avergoncé de conocer, me contemplaban ideas que había pensado anteayer y que se habían formado tan ajenas y extrañas como si hubieran sido centenarias y nunca me hubiesen pertenecido. Todo se apartó de mí; pronto me encontré rodeado por un vacío y una bonanza desmedidos. No me quedaba nada cercano, ningún ser querido, ninguna vecindad, y mi vida se encumbró en mí como náusea estremecedora, cual si se hubiese rebasado toda medida, profanado todo altar, acibarado toda dulzura, superado cada altozano; como si se hubiese oscurecido toda apariencia de pureza y desgarrado y pisoteado hasta el mero barrunto de una hermosura. Ya no tenía nada que adorar, anhelar u odiar. Todo cuanto aún había en mí de sacro, de no ultrajado y conciliador, había quedado sin voz y sin mirada. Todos los guardianes de mi vida habían quedado dormidos. Todos los puentes estaban rotos, y todas las lejanías despojadas de su azul.

Cuando todo lo atrayente y amable había desaparecido así para mí y desperté a la conciencia de mi miseria, agotado e indeciblemente despojado y pobre, como un náufrago del espíritu, humillé la vista, me levanté con pesados miembros y me aparté de todos los hábitos de mi pasado cotidiano, cual un ajusticiado que de noche abandona su hogar sin despedirse y sin cerrar las puertas detrás de sí.

¿Quién vió alguna vez el fondo de la soledad? ¿Quién puede afirmar que conoce el reino del renunciamiento? Sentí vértigos cuando me incliné sobre el precipicio; mi vista se despeñó sin hallar el fin. Atravesé el país del renunciamiento hasta que mis rodillas se doblaron de cansancio, y todavía el camino se prolongaba ante mi paso por una eternidad no disminuída.

Una noche queda y triste se abovedaba consoladora y adormecedora por encima de mí. El adormecimiento y el sueño llegaron a mí como amigos que saludan a uno que retorna a su casa, quitándome de las espaldas una carga mortal como si fuese un lío de viandante.

¿Naufragaste alguna vez y viste acercándose a ti la tierra y un nadador? ¿Estuviste alguna vez a la muerte y aspiraste, reconvaleciente, el primer trago de fresco aire de jardín, sintiendo el dulce hervir de la sangre que se renueva? Igual que a ese náufrago puesto en salvo y a ese convaleciente me inundó un torbellino de gratitud, de tranquilidad, luz y bienestar cuando aquella noche reconocí a inescrutables seres que se inclinaban gentilmente hacia mí.

El cielo presentó un aspecto distinto del de cualquier otro momento anterior. La posesión y el retorno de las estrellas uniéronse a mi vida más íntima en una alianza de amistad predestinada, y lo eterno, aunó algo en mis adentros, clara y bienhechoramente, a sus leyes. Sentía en mi vida, elevada sobre el desierto, un sedimento de oro, una fuerza y una ley en que, según me percaté con espléndido asombro, todo se ordenaría en adelante en mí, lo mismo lo viejo que lo nuevo, en nobles formas cristalinas, celebrando alianzas afortunadas con todas las cosas y maravillas del mundo.

Incipit vita nova. Me he transformado en un ser nuevo, un prodigio para mí mismo, a la vez activo y quieto, dando y recibiendo, dueño de bienes, cuyos más valiosos tal vez no conozca todavía.

 
 

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Guadaa Romero
    Ago 22, 2013 @ 13:00:25

    MUY INTERSANTE PONIENDONOS EN EL CONTEXTO EN QUE HESSE ESCRIBIÓ Y PUBLICO ESTA NUEVA CONSTITUCION PARA SI Y PARA TODOS LOS ALEMANES

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: